Blog


You are here: The Worldwide Womb Blessing® > Blog > Artículos > El viaje de Crone a Doncella

El viaje de Crone a Doncella

This post is also available in: en hr fr it de pt-br pt-pt es

From Crone to Maiden
Print Friendly, PDF & Email

Cómo salir de nuestra oscuridad

Para entender cómo emerger de las tinieblas hacia la luz, primero necesitamos entender la oscuridad de la Crone.

En nuestra fase menstrual, las energías lentas y retraídas de la Crone pueden tender a apoderarse de nuestras vidas. Nos guste o no , y a menudo luchamos duro – la Crone nos llama desde la oscuridad en el corazón del laberinto y, en trance, viajamos profundamente a su reino de descanso. También podemos experimentar sus energías en la suavidad de la noche, cuando la Luna Oscura se retira, en la quietud del Invierno, y en las profundas pausas en la vida que nos obligan a detenernos y reflexionar.

Para algunas de nosotras, descansar en el corazón del laberinto en la oscuridad de la Crone es una bendición: un santuario alejado de la vida moderna y de sus incesantes exigencias. Junto a la Crone Y bajo la Tierra estamos a salvo, y nada es urgente o importante. Estamos a salvo de las turbulentas emociones de la Hechicera pre-menstrual y del ego activo de la Brillante Doncella. Es un santuario donde podemos soñar despiertas nuestro futuro, reflexionar sobre el pasado y descubrir nuestro rumbo para el próximo mes. Tal vez no deseemos emerger de la oscuridad a la luz donde podemos ser vistas y juzgadas y encontradas como «no suficientes». Tal vez deseemos permanecer más tiempo en las energías de la Crone donde nos sentimos totalmente aceptadas y amadas, y donde contemplamos las estrellas y nos sentimos conectadas con el Universo y con nuestra alma.

Pero para otras que luchan con la oscuridad y toman la decisión mental de que la oscuridad dura demasiado tiempo, el llamado de la Crone es fuerte. Cuando tratan de forzarse a subir los escalones y escapar del laberinto, tropiezan y vuelven a caer en la oscuridad.

La Crone nos llama cuando necesitamos detenernos, descansar, escuchar y darnos cuenta que vamos en la dirección equivocada. Pero nuestra sociedad nos dice que está mal detenernos, y nuestro ego teme la falta de luz y energía y la falta de logros, metas y actividades externas que le den estatus y significado. La Crone nos espera con infinita paciencia para que comprendamos qué es lo que  se siente mal y luego nos encaminemos hacia lo que se siente bien. Para aquellas de nosotras que deseamos permanecer en la oscuridad, esto nos brinda la confianza para salir – y para aquellas que hemos luchado con la Crone, habremos cumplido con su requisito y finalmente nos liberará con su bendición.

No podemos apresurar a la Crone. No podemos apresurar el cambio de Invierno a Primavera, no podemos forzar a la Luna nueva a aparecer en el cielo, y no podemos forzar nuestro cambio de Crone menstrual a Doncella. Nuestro rol en el corazón del laberinto es mirarnos a nosotras mismas y a nuestras vidas y observar qué se siente bien y qué disfrutamos, pues la senda fuera de la oscuridad es la alegría.

La Crone nos da la oportunidad de descubrir aquello que amamos: lo que amamos tener, lo que amamos hacer y con quien amamos estar. Una vez que lo sabemos, la Crone se pone su delantal y toma el caldero de la estantería y comienza a combinar las energías para crear nuestro futuro. Ella nos da una vela encendida por nuestro amor y nos conduce a los escalones y, lenta y cautelosamente al principio, empezamos a ascender dejando la oscuridad. No podemos ver todo el camino por delante, pero podemos sentir nuestro camino al enfocarnos en lo que nos trae amor y gozo.

Entonces las nieves del invierno se derriten y los rayos del sol llegan al laberinto y ya no necesitamos la vela, porque una vez más la luz del mundo exterior nos muestra el camino. Podemos correr y saltar, reír y jugar, y ver el mundo lleno de nuevas y emocionantes oportunidades e ideas.

Pero sólo podemos hacer esto si escuchamos a la Crone y escuchamos el mensaje que yace en la vela que ella nos entrega: eres suficiente, tienes suficiente, amas suficientes, estás suficientemente segura, haces suficiente.

Cuando sentimos en lo profundo de nuestro interior que somos suficiente, el Invierno nos deja, y la nueva luz y el crecimiento entran en nuestras vidas.

Cada día pregúntate:
Si ya soy suficiente,
tengo suficiente,
amo suficiente,
estoy suficientemente segura,
y hago suficiente,

¿Qué soy libre de hacer ahora?

 

This post is also available in: en hr fr it de pt-br pt-pt es